lunes, 22 de abril de 2013

ASAMBLEA Miércoles 24/4 16:30 hs cafetería


A LOS TRABAJADORES DE PRENSA

Les comunicamos que el viernes pasado tuvimos una reunión con recursos humanos donde la empresa dio respuesta negativa al pedido de la  última asamblea a la que concurrieron más de 70 trabajadores.
Para los que no saben les informamos que el mandato de asamblea fue solicitarle a la empresa que las medidas sobre el comedor y la limpieza volvieran atrás y que se hiciese la denuncia correspondiente en el ministerio.
Por lo tanto estamos presentando la denuncia donde también consta el incumplimiento paritario 2012 de subeditores a prosecretarios y la mudanza.
Por tal motivo se decidió postergar la asamblea del jueves 18/4  para el día miércoles 24/4 a las 16.30 hs, en donde debatiremos esta situación y además tendremos novedades sobre las paritarias 2013.
Comisión Interna de Prensa.

viernes, 19 de abril de 2013

martes, 9 de abril de 2013

ASAMBLEA Jueves 11/4 16:30 4to. piso

SERA JUSTICIA

Condenan a La Nación por violencia de género y acoso moral

La Cámara Laboral condenó al diario La Nación a que indemnice con más de medio millón de pesos a una empleada por “violencia de género y acoso moral padecido en el trabajo”. Los detalles de la causa.
La sala I de la Cámara Laboral, con las firmas de Gabriela Alejandra Vázquez y Gloria Pasten de Ishihara, confirmó un fallo de primera instancia en el que se condenó a La Nación a indemnizar con casi 600 mil pesos a una empleada que fue maltratada por sus superiores y compañeros .
Se trata de la causa “P.M.A. c/ S A L.N. s/ despido” donde en primera instancia el juez que intervino entendió que la trabajadora fue “discriminada en el ámbito laboral por el mero hecho de ser mujer” y además “fue víctima de otros actos de violencia laboral provenientes, tanto de su superior jerárquico, como de otros trabajadores funcionalmente pares”.
Según consta en la causa la mujer, que trabajaba en la empresa desde 1995 y se desempeñaba como ejecutiva de cuentas, no fue ascendida aunque contaba con la calificación necesaria para el cargo. No obstante, la “empresa nombró a un trabajador varón llevado de afuera” y “se le encargó a la propia actora su capacitación en las nuevas funciones”.
En 2005 se le ofreció un retiro voluntario, al no aceptarlo la trabajadora comenzó a sufrir “discriminación, acoso laboral y presión dirigida a su desvinculación, hechos todos éstos que, según asevera, fueron los que desencadenaron que el 25 de febrero de 2009 padeciera un ataque de pánico en el comedor de la firma y un posterior cuadro de estrés que la obligó a tomar licencia por enfermedad psiquiátrica”.
En abril del 2009 la empresa comunicó el despido de la mujer, y ella comenzó la demanda por su despido. Tras la sentencia de primera instancia, La Nación apeló el fallo argumentando que “el juez de primera instancia valoró equivocadamente la prueba producida”.
En la causa se constató que incluso le habían cambiado el nombre a la trabajadora “porque había otra empleada con ese nombre y el jefe o supervisor no quería que hubiera dos personas con el mismo nombre”.
“La situación de discriminación laboral padecida por P. se encuadra dentro del fenómeno que los estudios de género denominan procesos de segregación ocupacional vertical, manifiestos en la baja participación de mujeres en los niveles más altos de responsabilidad”, consignan las magistradas en la sentencia.
Al tiempo que explican que La Nación no exhibió “pruebas que acrediten que desarrolla su actividad con apego al cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos referidos a la igualdad entre varones y mujeres en materia de empleo”.
“El caso en examen nos enfrenta a una situación de estigmatización cultural que, en el ámbito laboral, asigna territorios, roles y jerarquías diferenciadas a varones y mujeres”, sostuvieron las magistradas.
“Así, la trabajadora se desempeñaba en una unidad de negocio vinculada a un espacio de predominio masculino -los negocios del campo- donde, según surge de los diversos testimonios y de los mismos hechos, su persona devenía incómoda e inadecuada al momento de presentarse como la cara visible del negocio en los eventos externos a los que acudía la empresa (la Expoagro), sin ponderarse sus aptitudes ni su eficiencia, sobradamente demostradas en la trastienda de su escritorio capitalino a través de las transacciones telefónicas o electrónicas”, concluyeron.
Por todo ello las magistradas confirmaron el fallo de primera instancia y condenaron a La Nación a que indemnice con 583.821,18 pesos a la trabajadora.

Fuente: http://www.diariojudicial.com.ar/contenidos/2013/04/08/noticia_0004.html



   video


martes, 2 de abril de 2013

LA INSTAURACION DEL MIEDO



En un nuevo mail que la empresa dirigió solamente a los trabajadores de Bouchard, anuncia una serie de medidas que tienen como único objetivo “reducir los gastos fijos para compensar la caída de los ingresos.”

Cuando la empresa habla de que tendría una merma en las ganancias ¿debemos ser los trabajadores la variable de ajuste? ¿Acaso quienes conducen S. A. La Nación entienden que debemos hacernos cargo de esta supuesta reducción de su facturación en detrimento de nuestra calidad de vida?

Nos dan como elementos de “ahorro” la limpieza nocturna y la reducción de la comida diaria dos veces por semana. Pero más allá de esta disminución en nuestro salario (la comida lo es) percibimos que desde el 8 de marzo esta patronal empezó un sistema de mails destinados a crear un clima de temor entre sus trabajadores. Sabemos que la situación tiene su complejidad, pero también que de ninguna manera estamos ante un momento crítico. Por eso los trabajadores nos negamos a ser la variable de ajuste en los vaivenes de la economía de nuestros patrones.

Los trabajadores del diario La Nación y la Comisión Interna de Prensa, junto a los compañeros gráficos y del grupo de revistas seguimos en estado de alerta.

Comisión Interna de Prensa diario La Nación